Magdalena

Ficha Magdalena

Description:

Nombre: Magdalena Jacobsen Ogaz
Jugador: bere
Crónica: Corte de la Dama Negra
Corte: Luminosa
Legado: Viajero/Cirenaico
Título: -
Aspecto: 22 – Rebelde
Linaje: –
Cuadrilla: -

ATRIBUTOS

FISICOS
Fuerza •
Destreza •••
Resistencia ••

SOCIALES
Carisma ••••
Manipulación •••
Apariencia •••

MENTALES
Percepción •••
Inteligencia •••
Astucia ••

HABILIDADES

TALENTOS
Alerta ••
Callejeo ••
Empatía ••
Esquivar •
Persuación •
Sagacidad ••
Subterfugio •••

TECNICAS
Armas cuerpo a cuerpo •
Seguridad ••
Sigilo •
Supervivencia •

CONOCIMIENTOS
Cultura ••
Enigmas •
Gremayre •
Informática ••
Investigación ••
Lingüística •

VENTAJAS
none yet

TRASFONDOS
none yet!

TEMPLES
Fuerza de Voluntad 2
Glamour 4
Banalidad 3

Bio:

Magdalena es la segunda hija de un perfectamente bien constituido matrimonio. Nacida y criada en Santiago de Chile, dedicó gran parte de su adolescencia en escapar de su colegio (una muy respetada institución educativa para señoritas) con el único objetivo de vagar sin rumbo fijo por la capital, hasta el punto de conocer más de la misma que sus propios padres (los que, hay que decirlo, con suerte bajaban de providencia).

A pesar de ello, gracias a su asombrosa capacidad para escribir torpedos y convencer a la gente de que sabe de lo que está hablando, logró siempre pasar cada curso con notas que estaban, apenas, sobre el promedio, y si bien estudiar no es exactamente “lo suyo”, la conciencia de que sus padres la desheredarían antes de permitir que fuese por el mundo sin un título la llevó a estudiar Historia en la universidad de Santiago, donde se quedó, en parte por la relativa facilidad de aprobar y, en parte, por la enorme capacidad de sus compañeros para crear carretes de la nada.

Sin embargo, conforme se aproximaba el fin de la carrera, la idea de convertirse en un “adulto responsable” le aterrorizó a tal punto que congeló su cuarto año de educación superior, con el propósito de dedicarlo para recorrer Latinoamérica tanto como su dinero le permitiese y, quizás, reunir valor suficiente para enfrentar las responsabilidades del futuro.
Sus padres, por supuesto, no se sintieron lo que se dice felices con dicha noticia, por lo que procedieron a cortar de golpe su mesada, a la vez que repetían el típico discurso de “si vives bajo mi techo, te regirás por mis reglas”, lo que no tenía ningún sentido porque Magdalena nunca tuvo la más mínima intención de quedarse bajo ese techo, ni cualquier otro, por más del tiempo necesario para conocer una ciudad.

Así fue como se encontró varada en Valparaíso, luego de meses de vagabundeo por el norte de Chile, Perú, Bolivia y Argentina, prácticamente sin dinero, empecinada en la tarea de encontrar trabajo y un lugar donde vivir, porque la idea de volver a las responsabilidades y deberes asociados con el hogar paterno siguen resultando aterrorizadoras.

Magda puede parecer a simple vista una persona bastante extrovertida, si bien requiere, cada cierto tiempo, de momentos a solas (por lo cual disfruta enormemente de sus largas caminatas sin rumbo fijo). Adora aprender, pero odia estudiar… más que nada porque detesta estar sentada en un solo lugar por más de una hora, no hay nada que tema en este mundo más que al aburrimiento, por lo cual procura llenar su vida de compañeros de carrete, amigos y amigos con ventaja, si bien nunca se siente realmente a gusto, ni es verdaderamente ella misma con ninguna de esas persona. Es una experta en fingir satisfacción, pero lo cierto es que no se siente realmente apegada a nadie, con excepción de su hermano mayor, con el que se mantiene en contacto a pesar de lo tenso de la situación familiar y los continuos viajes de ambos.

Suele simpatizar con la gente inmediatamente, es una experta en la conversación fácil, sin embargo, también sabe quedarse callada cuando en necesario.

Mide 1,70 y es bastante delgada; su piel ya de por si dorada, ha sido bronceada por el sol del norte, y tiene algunas pecas alrededor de la nariz y sobre los hombros. Su abundante pelo castaño oscuro ha sido decolorado, en parte por el sol y, en parte, por la química, de modo que aún es posible observar destellos de verde donde hubo mechas azules y de naranjo, donde fue teñido de fucsia. Si bien suele dar la impresión de ser una persona sumamente despreocupada, a la cual no le interesa nada más que carretear hasta la inconsciencia, lo cierto es que se preocupa bastante de cada persona que conoce y vive con el profundo miedo de ser abandonada, por lo cual siempre es ella quien deja primero a todos aquellos con los que se relaciona.

Magdalena

La Corte de la Dama Negra. Bere